Hoteles de lujo en Singapur


Como una de las grandes potencias de la economía asiática, hay muchas buenas razones para visitar Singapur. Sacando el máximo partido a su crisol de culturas, Singapur está ganando popularidad y se está convirtiendo rápidamente en uno de los destinos favoritos de Asia. Tanto si se encuentra de visita en Singapur para hacer negocios en el distrito comercial o para empaparse de cultura en la zona de Esplanade en el área de Marina Square, la variedad de Singapur es sorprendente dado su pequeño tamaño. Además, es posible recorrer Singapur en solo unos minutos gracias a uno de los sistemas de transporte público más eficientes y extendidos del mundo. 

Singapur

La gastronomía se toma muy en serio aquí: desde comida callejera barata hasta alta cocina con estrellas Michelin, el amor de los singapurenses por la comida es obvio y los encontrará a menudo haciendo cola para probar los platos más recientes y de moda, debatiendo apasionadamente sobre si el plato en cuestión es "die, die, must try", una expresión del dialecto local "singlish" que quiere decir "para morirse de bueno". Cada vecindario alberga centros de vendedores ambulantes y coffeeshops locales que ofrecen algunas de las mejores comidas de la isla por solo un par de dólares. Simplemente siga su olfato o únase a la cola más larga: lo que sea que se encuentre al final es casi seguro que le hará la boca agua. 

Cuando el pegajoso calor exterior sea demasiado intenso, siga a los singapurenses hacia un espacio comercial interior para disfrutar de una terapia de compras y de una buena dosis de aire acondicionado. Orchard Rd es la reina de los centros comerciales con establecimientos de todas las primeras marcas, numerosas casas de alta costura y algunos establecimientos comerciales de venta directa de fábrica capaces de satisfacer las necesidades de todos (y, más a menudo, los deseos). Si prefiere disfrutar de compras de un modo menos masivo, diríjase a los vecindarios locales en busca de diseñadores independientes, galerías de arte extravagantes, animados mercados, medicinas chinas, alfombras persas y uno o dos saris.