Hoteles de lujo en Luxemburgo

Las mejores cosas de la vida vienen en paquetes pequeños y, el Gran Ducado de Luxemburgo es quizás el mejor ejemplo de esta gran verdad. Con raíces que se remontan al siglo X, Luxemburgo está impregnado de historia y de ricas influencias culturales de las vecinas Bélgica, Francia y Alemania. Situada en el corazón de Europa, Luxemburgo encarna lo mejor de la campiña continental con bosques centenarios, colinas y numerosos pueblos pintorescos que rodean magníficos castillos medievales. Con solo 82 kilómetros y 57 kilómetros en sus puntos más largo y ancho, el diminuto Luxemburgo es una encantadora parte del norte de Europa que se ubica constantemente entre las tres principales naciones del mundo en cuanto a riqueza y consumo de vino. 


Luxemburgo

Las mejores cosas de la vida vienen en paquetes pequeños y, el Gran Ducado de Luxemburgo es quizás el mejor ejemplo de esta gran verdad. Con raíces que se remontan al siglo X, Luxemburgo está impregnado de historia y de ricas influencias culturales de las vecinas Bélgica, Francia y Alemania. Situada en el corazón de Europa, Luxemburgo encarna lo mejor de la campiña continental con bosques centenarios, colinas y numerosos pueblos pintorescos que rodean magníficos castillos medievales. Con solo 82 kilómetros y 57 kilómetros en sus puntos más largo y ancho, el diminuto Luxemburgo es una encantadora parte del norte de Europa que se ubica constantemente entre las tres principales naciones del mundo en cuanto a riqueza y consumo de vino. 

Descubra las legendarias casamatas de Bock, un intrigante panal de galerías de roca y pasajes escondidos debajo del risco del castillo del conde Siegfried. Las paredes de las casamatas, que datan del siglo XVIII, resuenan con historias del fascinante pasado de Luxemburgo. Aunque gran parte del país resultó dañado durante la Segunda Guerra Mundial, hoy en día este pequeño estado ocupa un lugar preponderante en el mundo. Al convertirse en un destacado centro financiero mundial, Luxemburgo garantiza ahora un nivel de lujo inigualable para sus afortunados visitantes. Una excepcional belleza natural y una capital de cuento de hadas con una inmensa variedad de restaurantes y museos aportan a Luxemburgo un irresistible atractivo para los turistas.